sábado, 25 de junio de 2016

ALIMENTOS EN MAL ESTADO

La ley de Defensa del Consumidor contiene normas protectorias para los casos de alimentos en mal estado, envasados con productos extraños, etc. Un alimento en mal estado, contaminado o mal elaborado puede provocar el síndrome urémico hemolítico  que es una insuficiencia renal aguda que puede causar la muerte y en casos de menor gravedad otras infecciones e intoxicaciones debido a bacterias, virus o sustancias tóxicas.  Cuando en los alimentos hay vidrios u otros materiales raros son posibles lesiones serias en la boca como heridas o piezas dentales rotas o daños en el aparato digestivo. Esto es algo que sucede diariamente aunque son muy pocos los que reclaman por los daños producidos a la Justicia.
Les voy a comentar brevemente 3 casos sobre el tema y luego les explicaré los pasos a seguir para el caso de que se encuentren en una situación similar.

Casos Reales

En el caso Barrera Jorge Ramón c/ Coto Centro Integral de Comercialización S.A de fecha 10 de marzo de 2016 se condenó a la cadena de Supermercados por vender productos en mal estado violando el deber de información y por comercializar productos adulterados.


Los hechos ocurrieron en el año 2011, el reclamante había comprado sorrentinos en mal estado que no llegó a consumir porque pudo advertir a tiempo tal situación. Es de destacar que en la caja de pastas había dos fechas de vencimiento, es decir doble etiquetado.  Previo al reclamo judicial dejó su reclamo en el libro de quejas y realizó reclamos administrativos, no hayando respuesta por parte de los requeridos por lo que inició el correspondiente juicio.  En el cual se condenó a pagar en concepto de Daño Punitivo y Daño Moral un total de $520.000.
El fundamento de dicha sentencia fue entre otros, el siguiente: “no puede confundirse o asimilarse una operación de compraventa de indumentaria o un electrodoméstico, con la adquisición de alimento para consumo humano. Por ello, las consecuencias que podrían derivar de un hipotético vicio en estos productos deben ser juzgadas con mayor severidad. Es que en cuestiones donde puede hallarse comprometida la salud, el criterio a adoptarse tendría que ser de “tolerancia cero” (arg. conf. CNCom.esta Sala, in re, “Raspo Miguel Ángel y otros c/ Swiss Medical S.A. s/ ordinario” del 02/06/2015).
Por ejemplo, piénsese en los daños que el consumo de alimentos vencidos podría ocasionar en la salud de niños, mujeres embarazadas o adultos mayores, que por obvias razones, pueden considerarse como los grupos de mayor riesgo.
Es de público conocimiento la existencia de supuestos en que se ingirieron alimentos contaminados, que lamentablemente derivaron en la muerte de las personas que lo consumieron (casos de botulismo por citar uno de muchos ejemplos).”

En el caso “Colazo, Miguel Ángel c/ Cervecería y Maltería Quilmes S.A.I.C.A. Y G abreviado”, de fecha 30 de abril de 2015 se condenó a Quilmes por la venta de gaseosa, una Pepsi, que contenía sustancias extrañas en su interior, al parecer un trozo de un paquete de cigarrillos.

Se la condenó al pago del Daño Moral y Punitivo por un total de $280.000.
En este caso el juez indicó que “Corresponde indemnizar el daño moral que sufrió el consumidor accionante al adquirir una bebida en cuyo interior se encontraba un cuerpo extraño transparente, por cuanto luce evidente que las afecciones que invoca derivan del propio hecho de encontrarse con una botella de gaseosa con un elemento extraño en su interior, circunstancia que en sí misma resulta desagradable y repugnante, de solo pensar que pudo haber ingerido parte del contenido. De igual forma, resulta derivable de tal evento la lesión a la confianza que en general los consumidores y usuarios tienen respecto de las marcas líderes en los distintos productos y servicios, sin que existan dudas respecto de la que la demandada engasta en tal condición.”

En el caso "G., A. C. contra ‘Pasema S.A.’ y otros. Daños y perjuicios" del 1 de abril de 2015 la actora accionó contra las sociedades "Pasema S.A.", "Arcos Dorados S.A." y "Mc Key Argentina S.A” debido a la intoxicación de sus dos hijos por la ingesta de “Nuggets de pollo” en un local de Escobar.


 En primera y segunda instancia la demanda fue rechazada, la actora apeló y la Suprema Corte de la Provincia le hizo lugar. En su voto, el Dr. Hitters destacó que “son de aplicación a dicha vinculación las reglas especiales de la ley 24.240 de defensa del consumidor. En particular, reparo en lo normado por su art. 5 en cuanto estatuye una verdadera obligación de seguridad, que ha sido calificada por la doctrina como un deber de resultado o fines. En tal sentido, dispone el aludido texto que "las cosas y servicios deben ser suministrados o prestados en forma tal que, utilizados en condiciones previsibles o normales de uso, no presenten peligro alguno para la salud o integridad física de los consumidores o usuarios".


Pasos a seguir
Como consumidores tenemos derecho a que nos informen sobre las características del producto que vamos a consumir (art. 4 ley 24.240), esos productos no deben representar peligro para la salud o integridad física de los consumidores (art. 5 ley 24.240).
En el caso de que el consumo produzca un daño debe responder el fabricante, importador, distribuidor, proveedor, vendedor y quien haya puesto su marca en la cosa o servicio (art. 40 y 40 bis de la ley 24.240).
Tome Nota!
Conserve el producto, no permita que la empresa retire el producto, sin haber constancia gubernamental.
Registre mediante fotografías u otra forma, detalles del producto: Nombre Comercial, N° de lote, Fecha de elaboración, Fecha de vencimiento, tipo y tamaño del envase,
No tirar nunca los alimento ingeridos en las últimas 48 hs./ 72 hs. que causo la enfermedad- reservarlo en frío (preferentemente en la heladera o el freezer) y llevarlo al municipio o bromatología de su provincia, para su análisis.
Conservar el ticket o factura de compra de los alimentos comprados.
Conservar los estudios, análisis  y recetas que le fueron prescriptas por el médico tratante.
Conservar todos los gastos emergentes: gastos médicos, transporte, y otros.



Primero debe reclamar a la empresa generadora del daño, por nota con constancia de recepción, nota en el libro de quejas, reclamos telefónicos, carta documento, etc.
Cumplidos los pasos anteriores y con toda la documentación ya puede iniciar el reclamo en las oficinas de Defensa del Consumidor o iniciar la vía judicial.
 Si te gustó, Compártelo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario