domingo, 18 de octubre de 2015

Compensación Económica en el Divorcio

Compensación Económica en el Divorcio


En la publicación anterior sobre el Divorcio inaugurado por el Nuevo Código Civil y Comercial de la Nación, adelanté que una de las nuevas figuras era la Compensación Económica.  

Dicen los que han participado de esta elaboración legislativa que lo que se tuvo en mira fue el “Principio de Solidaridad Familiar” y que no se está buscando penalizar, castigar, ni sancionar conductas dado que ahora han desaparecido las causales de divorcio, con lo cual no se está reprochando culpas, simplemente se trata de “Solidaridad”. Desde ya adelanto que no estoy de acuerdo con esto, con los alimentos era suficiente, de alguna manera creo que hay acá un enriquecimiento sin causa.


Compensación económica. Quién, cómo y cuándo.

La compensación se puede establecer a favor de una de las partes y es al margen de los alimentos, o sea que podría pedir alimentos + la compensación.  Ambas son figuras distintas que podrían acumularse.

Puede ser una prestación única, una renta por tiempo determinado, o excepcionalmente una renta por tiempo indeterminado. Ya sea en dinero o el usufructo de algún bien.


En el caso de cese de la unión convivencial, particularmente se establece una limitación y es que en el caso de que la compensación se realice mediante una renta, ésta no puede durar más que el tiempo que duró la convivencia, vale decir que por ej. : conviví con Pedro dos años, me separo y la compensación, no podrá durar más de dos años.


Casos en que procede la compensación económica:

En el caso de nulidad de matrimonio, para el cónyuge de buena fe.
En el caso de divorcio.
En el caso de cese de la unión convivencial

En los tres casos para que proceda, debe haber provocado el matrimonio y su posterior disolución,  un desequilibrio tal que implique un empeoramiento de la situación anterior, del cónyuge que lo solicita,  y el plazo para solicitarlo es de 6 meses a contar desde la sentencia de nulidad o de divorcio, o el cese de la unión.


El juez para establecer la compensación tendrá en cuenta los siguientes ítems: 
  1. El estado patrimonial de cada uno de los cónyuges al inicio y al final el matrimonio.
  2. La dedicación que cada uno prestó a la familia, a la crianza y educación de los hijos y la que deberá prestar de ahora en adelante.
  3. Edad y estado de salud de los cónyuges y de los hijos.
  4.  La capacitación laboral y la posibilidad de acceder a un empleo por parte del cónyuge que solicita la compensación.
  5. La colaboración prestada a las actividades mercantiles, industriales o profesionales del otro cónyuge.
  6. La atribución de la vivienda familiar, y si esa vivienda es un bien ganancial, propio o alquilado. Si es alquilado, quién paga ese alquiler.


Está perfecto que se tenga en cuenta ese desequilibrio económico en perjuicio de uno de los cónyuges, pero creo que no era necesario agregar esta figura, dado que tranquilamente podrían haberse valido de los alimentos para equilibrar esa situación. 


Puede ocurrir por ejemplo que se haya dedicado durante el matrimonio, una de las partes exclusivamente a criar y educar a los hijos, y sobreviene el divorcio, ya siendo los hijos mayores de edad. Esa persona salvo alguna dolencia física estaría habilitada para insertarse en el mercado laboral. Con lo cual sería excesivo que sea favorecida con alimentos y una compensación económica. Después de todo ambos eligieron formar una familia sabiendo las consecuencias de ello.

Otro caso, una pareja se casa y con el tiempo él se vuelve  violento, no trabaja y se dedica al ocio. Ella posee una carrera profesional y como posee los medios se ocupa de que sus hijos estén cuidados. Se separan. ¿Ella debe compensarlo económicamente?


Así podría seguir dando ejemplos, o tal vez a usted mismo se le vengan a la cabeza otros casos que haya escuchado o tal vez usted mismo es protagonista.

Creo que, o se debió ser más precisos al legislar este instrumento, o bien omitirlo, porque puede llegar a provocar muchas injusticias. Por supuesto esto es una opinión y seguramente muchos no la compartan, pero los invito a debatir conmigo y comentar sus experiencias.


No dejen de suscribirse a los newsletter! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario